La Agencia Internacional mantiene al carbón como una de la fuentes de energía más demandadas

Noticias

(diariodeleon.com).- Los negros nubarrones que se ciernen sobre el carbón parece que no lo son tanto a la vista del informe sobre política energética, realizado por Caja España, y en el que se señala que según las previsiones con las que se trabaja en el 2030 el carbón seguirá entre las fuentes de energía más demandadas, sólo superada por el petróleo algo que, por otra parte, ya sucede en estos momentos.

En el estudio de la entidad financiera, que está incluido dentro del Análisis del Mercado Laboral y de la Inflación publicado en el día de ayer, se indica que, a largo plazo, las perspectivas relacionadas con el mix energético global contemplan la permanencia de las energías fósiles -carbón y petróleo- como principales fuentes de energía primaria. Sin embargo, el informe también indica que la tendencia actual en política medioambiental y de seguruidad de suministro puede plantear un nuevo escenario para el consumo energético, en el cual se potencie el desarrollo de energías alternativas a los combustibles fósiles.

Dicho esto, en el estudio se recoge que según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el crecimiento mundial de la demanda de energía se situaría en una tasa anual del 1,6% hasta el 2030. De hecho, respecto a los últimos datos del 2004, el petróleo continuaría siendo la primera energía demandada, aunque disminuiría un punto porcentual su participación en la matriz energética, pasando del 35% al 34%. Esta reducción vendría acompañada de un aumento de casi dos puntos porcentuales del gas natural -que crecería del 21% al 23%- y un punto -del 25% al 26%- en el caso del carbón.

Energías renovables

El análisis de la Agencia Internacional de la Energía muestra, además, una reducción en los próximos 23 años en el uso de la biomasa y de las energías renovables, para pasar del once por ciento actual al 10% del porcentaje que ocuparán en el mix energético, «en contra de lo que se plantea en el debate internacional actual», explica el estudio.

España, al igual que la Unión Europea, aunque la primera en mayor medida tiene una dependencia energética de este tipo de materias del 80%, en Europa el porcentaje se reduce hasta el 50% pero las previsiones apuntan a que pueda crecer un 20% en los próximos veinte o treinta años.

A la vista de estas cifras, según las conclusiones que se apuntan en el estudio de Caja España, los retos a los que se enfrentan tanto la Unión Europea como España en materia de política energética son coincidentes: seguridad de abastecimiento, competitividad y liberalización de los mercados, protección del medio ambiente y crecimiento sostenible.

Por lo que se refiere al consumo de biodiésel, el informe de la Caja señala que será de «vital importancia» para el futuro, aunque también explica que es importante destacar que su uso debe fundamentarse en la producción sostenible y en su viabilidad económica.

Para finalizar, el estudio remarca que el camino indicado por la Unión Europea debe ser y seguirá siendo el patrón de referencia por el que se rija la política energética del país, aunque sin olvidar la realidad particular de España donde, por ejemplo, tiene un peso aún importante el carbón.

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.