Una autopista en el Océano Atlántico: Ferrovial Agroman construye para Cintra una nueva infraestructura en la isla de San Miguel (Azores)

Noticias


Una autopista en el Océano Atlántico: Ferrovial Agroman construye para Cintra una nueva infraestructura en la isla de San Miguel (Azores)Desde el avión, San Miguel, la mayor de las Islas Azores, se asemeja a un inmenso patchwork de campos, lagos, pastos y bosques. El tejido que cubre este territorio portugués está teñido de toda la paleta de verdes, desde el hierba hasta el esmeralda, pasando por el verde azulado que imprimen los líquenes y que, según algunos historiadores, da nombre al archipiélago.

Tres cifras moldean la vida en San Miguel: su superficie es de sólo 747 kilómetros cuadrados (similar a Menorca o El Hierro), apenas supera los 140.000 habitantes y está situada en medio del Océano Atlántico, a 1.600 kilómetros de la capital del país, Lisboa.

Hay un cuarto factor que ha condicionado históricamente este enclave: su montañosa orografía. Esta circunstancia ha provocado que las comunicaciones internas hayan sido siempre muy complicadas. De hecho, al norte de San Miguel se le llama la décima isla del archipiélago, debido a su aislamiento.

Ferrovial está contribuyendo a mejorar las comunicaciones dentro de la isla con el fin de acabar con esta situación. La Administración local adjudicó a Cintra en 2006 la concesión de una autopista por un periodo de 30 años con un sistema de peaje en sombra. Scut Açores cuenta con una longitud de 93,7 kilómetros, de los que 20 ya se encuentran en operación, 46 están siendo construidos y los 26 kilómetros restantes corresponden a carreteras que están siendo rehabilitadas. El valor de la obra de nueva construcción es de 270 millones de euros.

Ferrovial Agroman es el encargado de ejecutar el proyecto, en el que trabajan cerca de 1.150 personas. El 75% son azorinos y el otro 25% ha llegado desde la península, pues este es un proyecto sin precedentes en el archipiélago y, por lo tanto, ha sido necesario traer especialistas del continente. Los vehículos, la maquinaria pesada, los materiales e incluso la fábrica para crear las grandes vigas de los viaductos han arribado en barco a este lugar.

David García Santaolalla, Director General de Cintra en Scut Açores, y Alejandro Soliño Bermúdez, responsable de Ferrovial Agroman en la isla, son dos de esas personas que desembarcaron en San Miguel tras la adjudicación del proyecto.

David García llegó en 2007. Antes de Scut Açores, había trabajado en la implantación de los sistemas de peaje y control de la 407 ETR en Toronto (Canadá) y de las autopistas españolas Radial 4 y AP36. Madrileño de 40 años, casado y con dos hijos, explica que este proyecto supone “un gran reto desde el punto de vista profesional”. “No sólo porque en tus manos está la consecución de una infraestructura muy importante, sino porque se desarrolla en el extranjero, lo que aumenta el nivel y el número de problemas que debes solucionar cada día”, apunta.

Alejandro Soliño, vigués de 38 años, casado y con un hijo, aterrizó en 2006 después de trabajar en las dos concesiones portuguesas de Cintra, también construidas por Ferrovial Agroman: Scut Algarve y Scut Norte Litoral.

Los equipos que ambos dirigen trabajan codo con codo con el objetivo de que todos los tramos de la concesión estén en funcionamiento en diciembre de 2011. Para ello, tienen que salvar una orografía infernal que puede imaginarse con las siguientes cifras: la vía tiene 27 viaductos (4 de dovelas, 21 de vigas, 1 de voladizos y 1 “in situ”) y 72 pasos superiores e inferiores. Para construirla hará falta mover 4,5 millones de metros cúbicos de terraplenes y cerca de 11 millones de metros cúbicos de excavaciones.

“Sin duda, estas son cifras de una obra que, desde el punto de vista técnico, ya muestra su elevada complejidad”, apunta Soliño.

A la dificultad orográfica hay que sumar la geotécnica, que como bien ha definido el Director de la Oficina Técnica de Ferrovial Agroman es “endiablada”. San Miguel tiene origen volcánico y el material sobre el que se asienta es muy heterogéneo y con humedades naturales muy elevadas. El basalto, típico de este tipo de geología, está muy alterado, lo cual ha dificultado su aprovechamiento. Para intentar sacar el mayor partido de todos los materiales encontrados ha sido necesario traer del Parque de Maquinaria de Ferrovial Agroman varios equipos: estabilizadoras ‘in situ’, plantas de Suelo Cemento, un equipo móvil de machaqueo, una central de hormigón, dos centrales de aglomerado... Además de todos estos elementos, han tenido que ser desplazadas las estructuras para el lanzamiento de dovelas y vigas prefabricadas para la ejecución de los viaductos

Hay dos puntos destacados en esta obra. El primero, situado en el eje norte, es el Viaducto de Despe-te que suas (Desvístete que sudas), un nombre muy apropiado para un paraje con taludes verticales y que requiere un esfuerzo casi sobrehumano atravesar.

Soliño apunta con orgullo la cifra más destacada del viaducto y que le hará un hueco en la historia de Ferrovial Agroman: “El vano central, es decir, la distancia entre las dos pilas, es de 185 metros, 10 metros más que en el viaducto de Montabliz que la empresa construyó en Cantabria. Despete-que-suas tendrá el nuevo récord de Ferrovial para esta tipología de viaducto”.

El segundo punto importante del proyecto es el Viaducto de la Ribera das Tres Voltas, situado en el eje sur, cuya singularidad consiste en que sus pilas se abaten desde su posición vertical.

“Esta obra que estamos ejecutando en Açores es la de mayor complejidad técnica en la que hemos estado involucrados hasta la fecha. Este factor de dificultad representa un gran reto tanto para mí, como para el equipo que dirijo y el resto de personas de Ferrovial Agroman que están involucradas en él”, explica Alejandro Soliño.

“Hacer una obra de estas características en una isla extranjera en mitad del Océano Atlántico, donde la logística de suministros tiene muchísima importancia, y con unas características geológicas y orográficas tan imprevisibles y complejas, hace que cada día nos encontremos con nuevos retos que tenemos que superar. Esto nos dota de más experiencia y conocimiento para aplicar nuevas soluciones”, añade el responsable de Ferrovial Agroman.

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.