Brasil anuncia una nueva política nacional para la lucha contra el cambio climático

Noticias

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva anunció el pasado día 30 de Diciembre la intención de su país en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 36,1 a 38,9 por ciento en 2020. Aproximadamente la mitad de la reducción de la vendría de la reducción de la deforestación amazónica, que representa más del sesenta por ciento de las emisiones de CO2 de Brasil. Ésta reducción de emisiones vendría acompañada de otras medidas como una mayor eficiencia energética en la construcción, la agricultura y la industria. Además, Brasil seguirá dependiendo en gran medida del etanol de caña de azúcar como combustible, de una amplia aceptación y aplicación en el transporte.

Especial importancia en éste punto del compromiso supone el mecanismo novedoso propuesto en la cumbre de Copenhague, que consiste en que los países firmantes reciban subvenciones económicas por no talar sus bosques; de ésta forma consiguen un doble cometido, preservar la biodiversidad de las especies (recuperación de los biomas nacionales, la consolidación y expansión de las áreas legalmente protegidas) y conservar su función de sumidero de CO2. El mecanismo se llama REDD y en los próximos años oiremos mucho acerca de él. 

La aplicación de esta nueva política serán detallados en febrero con la publicación de un decreto presidencial para determinar rangos de reducción por sector económico y las medidas específicas que deben llevarse a cabo. A lo largo de enero, los técnicos del gobierno federal llevará a cabo estudios adicionales para reforzar el texto de la Política Nacional sobre Cambio Climático cuyo objetivo primordial es garantizar que la evolución económica y social sean compatibles con la protección del sistema climático; y sirviendo como soporte a la aplicación en las leyes estatales y municipales de las administraciones.

 "Los objetivos en cifras no son suficientes, debemos tener las herramientas para garantizar que nuestros objetivos se logran", dijo Carlos Minc, ministro brasileño de Medio Ambiente.

 En el marco del Protocolo de Kyoto, que expira en 2012, como un país en desarrollo, Brasil no está obligado a limitar sus emisiones. Sin embargo, y con ésta iniciativa Brasil pretende hacer realidad las expectativas iniciadas en Copenhague, y que deberán ser replanteadas en la próxima Cumbre del Clima en México 2010 a finales de año.

Fuente: ENN

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.