El Gobierno da luz verde para llevar agua a Cataluña

Noticias

El acuerdo lo cerraron la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Espinosa, y el presidente de la Generalitat, José Montilla, tras un encuentro en Barcelona.

Tras semanas de debates sobre la solución a la escasez de agua en esa comunidad, que enfrenta a partidos políticos y a gobiernos regionales, el Ejecutivo dio luz verde a la prolongación de un minitrasvase que ya lleva agua desde el río Ebro, que discurre por el norte de España bajo los Pirineos hasta la provincia de Tarragona.

Se trata de una tubería de 62 kilómetros, instalada en paralelo a una autopista y que transportará hasta 50 hectómetros cúbicos de agua sin causar impacto ambiental, aseguró en conferencia de prensa la ministra, que añadió que el coste de la obra ascenderá a entre 160 y 180 millones de euros.

El agua transportada se sustraerá al excedente existente en el delta del Ebro, situado en la provincia de Tarragona, por lo que no reducirá el caudal del río ni afectará a los agricultores, ya que "es agua que hoy (...) se está perdiendo", explicó.

Espinosa y el consejero de Medio Ambiente del ejecutivo catalán, Francesc Baltasar, aseguraron que se trata de una "medida de carácter provisional" y de "urgencia" a la escasez de agua que amenaza a la región, negando que se trate de un trasvase de agua del río Ebro a otras regiones españolas con problemas de sequía.

El Partido Socialista (PSOE) siempre ha rechazado la opción de trasvasar agua del río Ebro, en contra del Partido Popular. Durante su etapa en el Gobierno (1996-2004), el PP planificó un proyecto para trasladar agua del Ebro a Levante que fue desestimado por el PSOE al llegar al Ejecutivo.

Los embalses están actualmente al 20% de su capacidad en Cataluña, cerca del umbral del 15% bajo el cual el agua se considera no utilizable debido al lodo del fondo de las presas.

Pero no es la única región con riesgo de sufrir cortes de agua ante de que llegue el verano: los embalses de las cuencas de los ríos Segura y Júcar, en la región de Levante, tradicionalmente la más afectada por la sequía, también están al 19,4% y al 23,4% de su capacidad.

No en vano, España es el país más árido de Europa, con un tercio de su territorio en proceso de convertirse en zona desértica y pocas medidas tomadas hasta ahora para atajar el cambio climático.

La solución al riesgo de que la provincia de Barcelona, con más de cinco millones de habitantes, sufriera restricciones, reavivó el debate sobre el agua existente en España desde hace años, que enfrenta a partidos políticos y a autoridades de las regiones que tienen agua y de las que la necesitan.

Para paliar el problema de Barcelona y de las regiones que sufren más sequía, sobre todo en el verano, el Gobierno socialista defiende la construcción de plantas desaladoras. En mayo estará terminada una desaladora de agua del Mediterráneo y otra en 2009, pero con una capacidad limitada.

Barcelona está en un nivel tal de riesgo que en breve recibirá agua del sur de Francia. Barcos del puerto de Marsella (sur de Francia) y de otros puertos catalanes llevarán 2,6 hectómetros cúbicos de agua.

Además, Convergencia i Unió (CiU, moderado) apoya trasvasar agua del río francés Ródano (sureste Francia), medida que rechaza la Generalitat y que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se comprometió a estudiar.

Yahoo.es

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.