Herramientas al servicio de la gestión responsable

Noticias

(Expansión).- La Comisión Europea define la responsabilidad social como "la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en las relaciones con sus interlocutores (stakeholders)".

Está claro que la principal función de las compañías consiste en crear valor y generar beneficios para sus accionistas y propietarios, pero hoy esas mismas empresas también están convencidas de que su continuidad en el tiempo no depende únicamente de la estrategia de su negocio y que pueden contribuir con sus actuaciones al bienestar de sus clientes, empleados y el entorno.

Las grandes corporaciones han sido pioneras en este campo. La adopción de las mejores prácticas éticas, sociales y medioambientales les permite no sólo mejorar su competitividad, sino también la imagen (y, por tanto, su reputación), calcular riesgos y atraer el talento.

Un reciente estudio del Club de Excelencia en Sostenibilidad afirmaba que el 73% de las empresas españolas desarrolla ya políticas de RSC, pero no todas las incorporaba a su estrategia y decisiones; de hecho, sólo el 19% de los grandes grupos incluye siempre los temas de sostenibilidad en las reuniones del consejo.

Factor decisivo


Un informe de Forética, por su parte, destacaba que la RSC se ha convertido en el segundo factor más importante a la hora de valorar una compañía, por detrás del servicio (calidad, precio y atención al cliente) y por delante de sus resultados financieros. Los consumidores también empiezan a tenerla en cuenta en sus decisiones de compra.

En un país donde el 98% del tejido industrial está formado por pequeñas y medianas empresas (la mayoría de las cuales no ve aún clara la relación entre inversión en RSC y el beneficio que pueda aportarles), han surgido distintos mecanismos que, a modo de guía, orientan y marcan los pasos para ayudar a las compañías a ser socialmente responsables.

Junto a directrices de organismos como la OCDE (con recomendaciones sobre empleo, medio ambiente o lucha contra la corrupción) o la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la ONU y la Comisión Europea también han contribuido a fomentar la RSC.

En 1999, el ex secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, lanzó el Pacto Mundial, una iniciativa para la participación de las empresas en la mejora de los derechos humanos, el trabajo, el medio ambiente y la lucha contra la corrupción, a través de diez principios. Las compañías deben reflejan sus avances con la presentación de informes de progreso.

La Comisión Europea, por su parte, publicó en 2006 una nueva comunicación sobre responsabilidad social empresarial (RSE), que incluía recomendaciones para su fomento y que propugnaba la creación de una alianza europea para la responsabilidad, que se apoyaría en las empresas como grandes impulsoras de la sostenibilidad.

Siguiendo la línea comunitaria, el Gobierno español anunció el año pasado la creación de un consejo asesor que impulsará las políticas públicas dirigidas a fomentar la RSC. Ésta fue una de las conclusiones del Foro de Expertos que el Ejecutivo convocó en 2005 para debatir sobre la materia. Sus recomendaciones, junto a las que la subcomisión creada en el Congreso presentó en junio de 2006 y las de la mesa del Diálogo Social, servirán de base para la futura legislación sobre responsabilidad social.

El sector privado también ha impulsado la RSC, a través de la creación de organizaciones empresariales y foros. Las empresas comparten sus experiencias y se abre el debate, con la participación de universidades, escuelas de negocio, sindicatos y ONG.

Los códigos de conducta se han transformado en una herramienta de referencia para las empresas. Basados en los valores corporativos, sirven de guía a los profesionales para saber cómo comportarse en aspectos como seguridad, regalos o corrupción interna.

Junto a ellos, las memorias de RSC o sostenibilidad se han convertido en el otro gran elemento para que las empresas rindan cuentas de su actividad económica, ética, medioambiental y social, y también de las relaciones con sus grupos de interés (accionistas, clientes, empleados, proveedores y sociedad).

Además del impulso de las prácticas responsables en las pymes, la gran asignatura pendiente es la medición. El desarrollo de la RSC ha originado la aparición de distintos sistemas de medición y evaluación, que certifican distintos aspectos vinculados con la responsabilidad, como la calidad, la accesibilidad, el medio ambiente o la acción social e, incluso, la reputación. GRI (Global Reporting Initiative) se ha erigido como el principal estándar para elaborar las memorias de sostenibilidad. Para muchos expertos,

GRI es el mejor método de medición, mientras otros lo consideran aún insuficiente, y abogan por el desarrollo de indicadores o un estándar internacional que permita valorar, por ejemplo, los activos intangibles, que suponen hoy casi el 80% del valor de una compañía.

Mercados


La aparición en los rankings de RSC puede indicar a la empresa el buen camino hacia la sostenibilidad, pero los mercados financieros son para muchos la mejor referencia. Los inversores institucionales y gestoras de fondos contemplan, con mayor frecuencia, criterios sociales, medioambientales, éticos y de buen gobierno en la gestión de sus activos, lo que ha propiciado que, sólo en Europa, la inversión socialmente responsable (ISR) supere ya los 1,03 billones de euros, según datos de Eurosif, el Fondo Europeo de Inversión Socialmente Responsable.

Su progresivo crecimiento, cifrado en más del 30% en los últimos años, ha llevado a la aparición de productos específicos de ISR, desde fondos solidarios que ceden parte de su comisión a una ONG a fondos garantizados o depósitos indexados que vinculan su rentabilidad a índices bursátiles. De ahí, la importancia que se concede a los índices sostenibles como Dow Jones Sustainability Index (DJSI) y el FTSE4Good, y que el Gobierno español haya decidido también en su política de responsabilidad social fomentar la inversión socialmente responsable.

Pasos para iniciarse en la RSC

Directrices

  • Directrices de la OCDE para empresas multinacionales.

  • Principios de la OIT, de obligado cumplimiento para la matriz y sus filiales en todo el mundo.

  • Pacto Mundial de Naciones Unidas.

  • Alianza Europea por la Responsabilidad Social Corporativa.

  • Informes de subcomisión parlamentaria y Foro Expertos.


Impulso de organizaciones empresariales

  • Fundación Entorno BCSD España

  • Aeca (Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas).

  • Club de Excelencia en Sostenibilidad.

  • Forética.

  • Foro de Reputación Corporativa.

  • Fundación Empresa y Sociedad.


Mercados

  • Inversión Socialmente Responsable (ISR).

  • Indices: Dow Jones Sustainability Index (DJSI) y FTSE4Good.


Memorias de responsabilidad social. Abarcan aspectos de buen gobierno, medio ambiente y acción social. Su elaboración puede incluir:

  • Indicadores de evaluación.

  • Auditoría del informe por expertos independientes.

  • Verificación y validación por organismos como Aenor.


Códigos de Conducta. Establecen las pautas a seguir por los integrantes de una organización en distintas situaciones y en la relación con sus principales stakeholders o grupos de interés.

Indicadores de evaluación (Normas para la medición y certificaciones)

  • GRI (Global Reporting Initiative).

  • SGE21 (Forética).

  • AA1000 (AccountAbility1000).

  • SA 8000 (Social Accountability).

  • Rep Track (Foro de Reputación Corporativa).

  • London Benchmarking Group: mide sólo acción social.

  • ISO 26000-Guía sobre Responsabilidad Social (verá la luz en 2008 ó 2009)

  • ISO14001 (medioambiental).

  • Certificación del Sistema de Gestión de Accesibilidad


Visibilidad y reconocimiento

  • Merco: estudio de reputación de Villafañe y Asociados.

  • Fundación Empresa y Sociedad: estudio de las empresas mejor percibidas por su acción social.

  • Análisis de Notoriedad e Impacto de Fundaciones y Obras Sociales de las cajas de ahorros por la firma Stiga.

  • Empresa Familiarmente Responsable (Fundación +Familia).

  • Premios Empresa Flexible.

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.