Juan José Barrera: “Necesitamos concienciar a todas las empresas”

Noticias

(serresponsable.es).-Parece que la responsabilidad social se esta expandiendo como una mancha de aceite. Incluso en las pasadas elecciones municipales el Partido Socialista proponía que las empresas públicas locales y autonómicas deberían promover prácticas de responsabilidad social.

Efectivamente, cada vez hay una conciencia mayor de la actual administración socialista de trasladar los criterios de responsabilidad social empresarial a las administraciones públicas en donde gobierna. Nosotros veníamos ya trabajando desde hace bastantes años en este tema, y de hecho fue un aspecto que lo incorporamos en el programa electoral de 2003.

Los socialistas tenemos como elemento referencial la proposición de ley del año 2002, que se ha ido extendiéndose a todos los programas electorales que desde entonces hemos elaborado.

Esto ha hecho que se lleven a cabo interesantes experiencias y proyectos en comunidades autónomas donde gobernamos. Este es el caso de la Comunidad Autónoma de Aragón donde se han regulado temas relacionados con la responsabilidad social, de hecho para la Expo de Zaragoza se han tenido en cuenta criterios de sostenibilidad; o el caso de Extremadura donde de hubo una propuesta de ley sobre responsabilidad social cuyo camino legislativo se vio frenado ante los trabajos que se estaban impulsando desde el Gobierno central y el Congreso.

¿Cual es la línea que esta llegando el Gobierno en materia de responsabilidad social?


El Gobierno siempre ha dicho, porque así lo ve y entiende, que la responsabilidad social es una parte más de la Estrategia Europea de Desarrollo Sostenible. Esto quiere decir que la Estrategia es mucho mayor y amplia, y que por lo tanto hay una serie de políticas que se van a ir aplicando en la lo largo de toda la legislatura. Dentro de estas iniciativas nosotros hemos puesto en marcha la reforma del mercado de trabajo que afecta a los colectivos en riesgo de exclusión y de que tienen dificultades en el acceso al mercado laboral, estamos aplicando medidas como el plan Concilia que aunque en principio solo afecta a los funcionarios públicos tendrá que tener su traslación al ámbito de las empresas privadas, o el caso de la ley de igualdad.

La responsabilidad social debe de entenderse dentro de esta Estrategia, pero teniendo en cuenta que son acciones realizadas por las empresas desde la más estricta voluntariedad por encima de los estándares marcados por las leyes que van adoptando los gobiernos. Solo con esta perspectiva, que es la predominante en la Unión Europea, entendemos que la función de la administración no esta en regulación sino en el fomento de estas prácticas.

Entendemos que se deben de crear las condiciones necesarias para que las empresas adopten estas prácticas de forma voluntaria, para lo cual entre otras medidas hemos modificado los criterios de gestión del Fondo de Reserva de la Seguridad Social incorporando criterios de responsabilidad social para el 10 por ciento del mismo que se invertirá en bolsa. Esta es una cantidad nada despreciable si tenemos en cuenta que actualmente el Fondo de Reserva cuenta con cerca de 40.000 millones de euros.

Además, estamos transponiendo la directiva comunitaria sobre contratación pública. Las ser cumplidos por todos los estados de la Unión Europea, y en nuestro caso estamos profundizando y desarrollándola con la incorporación de criterios de responsabilidad social. Así, en el nivel de ejecución se incorporarán elementos medioambientales y sociales, poniendo una cláusula que deberán ser tenidas en cuenta por las empresas que quieran participar en la adjudicación de dichos concursos públicos.

¿Cómo entiende la actual situación de la responsabilidad social en España y la implementación de un marco regulatorio por parte de las empresas?


Hay cierto nivel de hipocresía en estos ámbitos, cuando se cuestionan ciertas regulaciones en España pero son aceptadas en otros mercados porque no hay más remedio.

La base de el estado de la cuestión en España y nuestra preocupación es definir cual es el modelo de responsabilidad social que queremos, ¿queremos la responsabilidad social de las empresas del Ibex?, ¿queremos la responsabilidad de las cotizadas en Bolsa?, o ¿queremos la responsabilidad social de todas las empresas?

Nosotros apostamos hacia un modelo que englobe a todo el mundo empresarial, que englobe tanto a las grandes como a las pequeñas empresas. Por lo tanto, hay algunas cuestiones que tenemos que obviar.

Una de estos temas es todo lo relacionado con los informes. Por parte de las grandes empresas, nos han planteado que una excesiva regulación conllevaría a un sobre peso de los aspectos jurídicos por lo que los departamentos transversales que se están creando en estos momentos desaparecerían a favor otros departamentos dedicados exclusivamente al relleno de papeles, pues estaríamos hablando solamente de cumplir con la ley y además dejaría de ser un elemento estratégico y competitivo para las compañías. Por otra parte, en el sector de las pequeñas y medianas empresas hay un gran miedo a todo aquello referido a las obligaciones. Para empresas con estructuras organizativas pequeñas estas obligatoriedades son entendidas como costes a los que se deben de afrontar sin tener un retorno de la inversión clara.

¿Por qué tiene miedo la PYME a la responsabilidad social si ellos están aplicando estas políticas?


Porque el concepto que tienen las pequeñas y medianas empresas de la responsabilidad social es el que queda reflejado en los grandes informes elaborados por multinacionales. Para ellas el rellenar o elaborar informes es algo sofisticado, con miles de indicadores basados en multitud de procesos gestionados por personal especializado, y por lo tanto para estas empresas supone un coste.

Por esa razón, entidades como el Global Reporting Internacional tiene el gran reto de establecer indicadores para la PYME, unos indicadores que puedan ser rellenados con facilidad, y que por lo tanto no supongan esos costes. Actualmente les abruma con un mundo complicado y miles de preguntas.

Además, al contrario de las grandes compañías no ven, no son conscientes, de que su esfuerzo llegue al ciudadano y por lo tanto pueda ser tenido en cuenta por él como ventaja competitiva frente otra PYME. En el caso de las grandes empresas cualquier acción que haga en el ámbito de lo social tiene una mayor proyección mediática y de mercados muchísimo mayor que una PYME, debido fundamentalmente a su capacidad de comunicación.

Sin embargo, las acciones de las PYME tienen repercusión en los medios locales, como por ejemplo en Aragón.


Acabas de nombrar una comunidad autónoma especial. En Aragón se ha creado un premio de responsabilidad social enfocado específicamente a la difusión de las buenas prácticas de las PYME en esta materia. Hay una sensibilización especial por parte de la Diputación General que se traslada a su vez a los medios de comunicación de esa comunidad autónoma.En definitiva, se han puesto las bases para que toda la sociedad sea consciente de la importancia que tiene para la PYME la responsabilidad social, teniendo en cuenta que en la economía española el 90 por ciento del empleo esta generado por este tipo de empresas. Estamos en un momento en el que están creando multitud de premios sobre responsabilidad social, y de hecho por mi condición de Director General he sido miembro de gran parte de ellos. En este sentido, hecho en falta en los premios categorías especiales para las PYME, porque todos estos premios están enfocados hacia la gran empresa, y así lo que percibe la gente es que quienes realizan prácticas de responsabilidad social son las grandes empresas de siembre y no las pequeñas que les rodean.

Nos falta concienciación


Efectivamente. Si la responsabilidad social que queremos es la de todas las empresas tenemos que tener un proceso de concienciación. En una reunión del grupo de alto nivel de la Unión Europea fue el término más votado frente a otros temas propuestos por todos los representantes de los países. Estábamos hablando de informe, de verificación, etiquetado, de inversión socialmente responsable.

Tenemos claro de que todavía falta una concienciación por parte de todo el tejido empresarial del país, porque las PYME no ven las ventajas y solo ven costes.

Uno de los principales problemas con los que nos encontramos es que los informes de responsabilidad social están verificados en lo que respecta la responsabilidad pero no están asegurados.


Aquí se hecha de menos justamente eso, que no están asegurados y precisamente es uno de los puntos en los que tienen que evolucionar más la RSE. Esto cada vez va a ir a más porque se empieza a cuestionar las propias memorias. Evidentemente no se va a regular, porque supone una creación de burocracia, que entre otros temas produciría una paralización de la propia Rs,, y además la propia administración carece de medios para poder llevarlo acabo.

El "assurance" de las memorias debe de ser realizado por los propios grupos de interés de las empresas. Estos grupos son detectables por las propias compañías, todos tenemos claro que uno de esos grupos son los sindicatos, lo mismo pasa en el caso de los proveedores, y después conocemos a asociaciones que se están moviendo en el entorno de la responsabilidad social y que a unos les dará más validez que ha otros.

Hasta el momento los procesos de auditoria no validan los contenidos de las memorias, y la credibilidad de la misma puede deberse a que las partes interesadas validen o no el contenido de las mismas. La validación desde el punto de vista de la auditoria solo es creíble desde la parte administrativa porque que indica que se ha registrado un acto pero no asegura.

¿Queda poco tiempo para que acabe la presente legislatura? ¿Habrá tiempo para poder contar un marco en materia de RSE en España?


Nosotros entendemos que tiene que haber un lugar en el que estén representados todos los grupos de interés, y este lugar es el Consejo Estatal de la RSE. Esta iniciativa es una de las recomendaciones de la subcomisión del Congreso de los Diputados, y ha sido también objeto de una moción parlamentaria en el Senado, y que también ha sido recogida por el Foro de Expertos de RSE. En este consejo estarían representados a partes iguales las organizaciones empresariales, los sindicatos, la sociedad civil y las administraciones públicas. El Consejo será creado con una estructura que obligará al Gobierno a ser escuchado social. Esto es algo revolucionario en lo que se está haciendo en Europa.

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.