Transición a una nueva política energética baja en carbono en Reino Unido

Noticias

Las decisiones sobre nuevas infraestructuras energéticas en el Reino Unido están hoy un paso más cerca, tras la presentación por el ministro de Energía y Cambio Climático, Ed Miliband, ante el Parlamento, de los proyectos de documentos que confirman la necesidad nacional de una energía segura con bajas emisiones. El ministro habló además de una ambiciosa nueva política para la transición al carbón limpio.

Las Declaraciones de Política Nacional (National Policy Statements o NPS en sus siglas en inglés) ahora presentadas, coincidiendo con la comparecencia parlamentaria del ministro, son una parte vital de las reformas que van a eliminar retrasos innecesarios en la autorización de los grandes planes energéticos. Serán la base sobre la que, a partir del próximo mes de marzo, la nueva Comisión de Planificación de Infraestructuras (Infrastructure Planning Commision)  tomará las decisiones de autorización de cada uno de los planes presentados. 

Para cumplir nuestro objetivo de bajas emisiones y dada la intermitencia del viento, necesitamos una capacidad de generación mucho mayor a largo plazo. Un tercio de esa mayor capacidad futura se debe aprobar y construir en los próximos quince años, hasta 2025. Y aunque ya hay propuestas para construir más infraestructuras energéticas, necesitamos más para acercarnos a un futuro de bajas emisiones. Las NPS incluyen directrices claras para una expansión masiva de las energías renovables, un nuevo programa nuclear basado en los diez lugares considerados como adecuados para las nuevas centrales y un programa de demostración de las tecnologías de carbón limpio, es decir, carbón mineral cuya combustión produzca menos emisiones de CO2. 

El ministro Ed Miliband declaró: La amenaza del cambio climático significa que tenemos que hacer la transición desde un sistema basado fundamentalmente en combustibles fósiles con fuertes emisiones de CO2, a un sistema radicalmente distinto basado en la energía nuclear, las renovables y el carbón limpio. También debemos mejorar nuestra seguridad energética. En un mundo en el que disminuyen nuestras reservas en el mar del Norte, la diversificación energética con bajas emisiones es la estrategia para una mayor seguridad energética, menos vulnerable a las fluctuaciones de disponibilidad de cualquier tipo de combustible.

Al explotar las nuevas tecnologías estamos creando también nuevos puestos de trabajo y crecimiento verdes, sin emisiones, en el futuro sector energético del Reino Unido. Pero nuestro actual sistema de autorizaciones es una barrera para ese cambio. Es un proceso de planificación que puede tardar años en tomar una decisión y no sirve ni a los intereses de la seguridad energética, ni a los de la transición a una economía de bajas emisiones, ni a los de la gente que vive en zonas en las que se puede construir infraestructuras.

Por eso estamos iniciando una reforma fundamental de ese sistema de autorización, que va a dar lugar a un proceso más eficiente, transparente y accesible. Nuestro nuevo marco político para el carbón limpio va a orientar el desarrollo de la captura y almacenaje del CO2 (CCS en sus siglas originales), que será esencial para reducir el impacto sobre el medio ambiente de las centrales eléctricas de carbón.

Se han publicado seis Declaraciones de Política Nacional, una general y una para cada uno de los siguientes sectores: combustibles fósiles, energía nuclear, renovables, redes de distribución y oleoductos y gasoductos, además del documento definitivo del Gobierno sobre Desarrollo del carbón limpio.

El nuevo sistema será más rápido y justo para todos los implicados:

  • Las decisiones sobre las propuestas de instalaciones de más de 50 MW (100 MW para las centrales eólicas marinas) se reducirán de dos años, y a veces incluso a un año.

  • Se dará más oportunidades a las entidades locales y al público para que expresen sus puntos de vista.

  • Se ahorrarán hasta 300 millones de libras al año en gastos innecesarios por parte de la industria británica.


El viceministro de Vivienda y Planificación, John Healey, que presentó el Nuevo proyecto de ley ante el Parlamento, dijo: Las líneas del futuro de nuestro país las van a trazar las inversiones en nuevas fuentes de energía, abastecimiento de agua, puertos, ferrocarriles y otras redes de transporte. Las Declaraciones de Política Nacional sirven precisamente para lo que se espera de ellas: son los programas políticos del Reino Unido dentro de los cuales la Comisión de Planificación de Infraestructuras pondrá en marcha un sistema de autorizaciones más rápido y justo, con una mayor transparencia pública para los proyectos más grandes.

En lugar de que los grandes proyectos tengan que obtener tres, cuatro o cinco autorizaciones distintas, a veces una tras otra, el nuevo sistema consistirá en una sola autorización, tras un examen completo por expertos y por el público. Por eso habrá nuevos pasos que requieran una consulta pública, antes incluso de que se presenten las solicitudes.  

Nueva energía nuclear

El proyecto de la NPS sobre energía nuclear justifica la necesidad de nuevas centrales y expresa la satisfacción del Gobierno por los acuerdos eficaces que se firmarán para el control y eliminación de los residuos que éstas produzcan.

La nuclear es la única Declaración de Política específica para determinados lugares. El Gobierno ha hecho una evaluación estratégica rigurosa de los posibles emplazamientos en los que a finales de 2025 podrá haber nuevas centrales que contribuyan a cumplir nuestros exigentes objetivos sobre cambio climático y seguridad energética. Dicha evaluación se ha basado en criterios discrecionales, de exclusión y sostenibilidad, así como en la Directiva Habitats y tuvo en cuenta el parecer de los organismos reguladores y las opiniones recogidas del público. El Gobierno ha tenido también en cuenta la erosión costera y el posible riesgo de inundaciones en los lugares evaluados.

También se presentó una consulta sobre la propuesta de decisión por parte del ministerio para que se justifiquen dos nuevos proyectos de centrales nucleares de acuerdo con la Justificación de prácticas relacionadas con el reglamento de las radiaciones ionizantes (Justification of Practices Involving Ionising Radiation Regulations) de  2004. Se han evaluado las ventajas y los posibles inconvenientes para la salud de cada uno de los dos proyectos y el ministro decidirá si están justificados, de acuerdo con la legislación de la UE. La consulta pretende recoger las opiniones sobre la propuesta de decisión y las pruebas en las que se basa.

Carbón limpio

Además de la NPS sobre combustibles fósiles, se ha publicado el documento Framework for the Development of Clean Coal (Marco para el desarrollo del carbón limpio) que fija los objetivos más ambiciosos desde el punto de vista del medio ambiente que se pueda haber fijado cualquier país del mundo. Tras la consulta de junio, este documento confirma:

Que no habrá nuevas centrales térmicas sin captura y almacenamiento del CO2 (CCS):

Con efectos inmediatos, para obtener la autorización todas las nuevas centrales térmicas de carbón tendrán que demostrar que, desde el principio, podrán realizar toda la cadena del CO2 (captura, transporte y almacenaje) por lo menos de 300 MW netos de su potencia total. Un nuevo incentivo financiará un programa para hasta cuatro proyectos comerciales de demostración de la técnica CCS, tanto en pre- como en post-combustión, para lo que se presentará un proyecto de ley en el próximo periodo de sesiones del Parlamento.

Transición a largo plazo hacia el carbón limpio:

Esperamos que las actuales centrales de carbón puedan montar los sistemas de CCS para 2025, a lo que ayudará el plan de incentivos que proporcionará apoyo financiero. Un proceso de revisión en proyecto, que se desarrollará hasta 2018, tendrá en cuenta la posibilidad de nuevas medidas reguladoras y económicas para impulsar aún más el paso al carbón limpio. En el caso de que la CCS no resulte una opción viable, será necesario un nuevo enfoque en la regulación para eliminar las emisiones de las centrales de carbón.

¿Por qué era necesario reformar el proceso de autorización?

Los proyectos de NPS, que serán sometidos a consulta pública y discusión parlamentaria, serán las guías para que la Comisión de Planificación de Infraestructuras tome decisiones más rápidas y equitativas. Son el marco para el futuro de la oferta energética del Reino Unido, que hoy se ve obstaculizada por el actual sistema de autorizaciones. Por ejemplo:

  • Renovables: el parque eólico de Scout Moor, de  65 MW, tardó casi dos años en conseguir el permiso de construcción. El de Fullabrook, de  66 MW, tardó más de tres años.

  • Nuclear: la central Sizewell B tardó seis años en obtener el permiso de construcción, costó 30 millones de libras y solo se dedicaron a temas locales 30 días de los 340 que duró la consulta. El nuevo sistema dará más oportunidades a los vecinos de las nuevas centrales.

  • Almacenamiento de gas: para los depósitos de gas de Presall, con una capacidad de 1.020 millones de metros cúbicos (20%  de su capacidad actual de almacenamiento), se solicitó permiso de construcción en noviembre de 2003. El CLG (Comité Parlamentario de Gobiernos Locales) rechazó una apelación en octubre de 2007, es decir, tardó cuatro años.

  • Redes eléctricas: la renovación de la red North-Yorkshire, una importante mejora de una línea de alta tensión, tardó 96 meses en conseguir el permiso. Éste es un ejemplo de infraestructura eléctrica sin generación que puede causar importantes retrasos en proyectos dirigidos a mejorar la seguridad del suministro. 

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.