Unidos contra el avance de la desertificación

Noticias

(Cinco Días).- Ésta es la primera vez que España acoge una conferencia sobre medio ambiente con el objetivo de mitigar el proceso de desertificación que sufren las distintas zonas del planeta. La ministra dijo que España tiene la responsabilidad de atender este fenómeno dentro de sus fronteras y ayudar a resolverlo en otros países y lamentó que a escala internacional la acción de los poderes públicos no se corresponda con la gravedad del problema.

Narbona apuntó que el deterioro ambiental está íntimamente relacionado con el aumento de las desigualdades sociales, la pobreza y el hambre, por lo que 'hablar de los desafíos ambientales significa hablar del desafío ético', en particular, en los países desarrollados que tienen más responsabilidad en el deterioro del planeta y más capacidad técnica, científica y económica para afrontarlo. Por su parte, el secretario en funciones del Convenio de Lucha contra la Desertificación de la ONU, Gregorie de Kalbermatten, señaló en este mismo foro que la desertificación es un desafío de emergencia, de proporciones gigantescas, y consideró que es un momento propicio para que la comunidad internacional haga frente al problema, informa Efe.

Por otro lado, un grupo de representantes del Parlamento Europeo, presentes en la cita, criticó ayer la 'falta de compromiso y resultados' demostrado por los países de la Convención, a quiénes instaron a elaborar 'estrategias integradas de coordinación' y una financiación ' por metas' para sus acciones. La eurodiputada del PP reconoció ' la dificultad' de sacar adelante decisiones en foros como éste, ya que es imprescindible el consentimiento de todos los países, pero lamentó que en sus casi diez años de historia no se hayan hecho grandes progresos en el cumplimiento de sus metas. El representante del PSE y el resto de eurodiputados apostaron por crear mecanismos 'consensuados' para evaluar los éxitos de las acciones de la Convección y apoyó la creación de un Observatorio Europeo de la Sequía que promueve Narbona.

Los procesos de desertificación que afectan a extensas zonas de España se localizan en gran parte del litoral mediterráneo que han experimentado en los últimos años una mayor concentración demográfica y turística. La erosión del suelo, la pérdida de terrenos fértiles, los incendios (y la deforestación en algunas zonas), así como la sobreexplotación de los recursos hídricos son algunas de las causas que explican la pobreza de muchos suelos áridos, semiáridos o secos en la costa mediterránea. Pero, en España, todo esto coincide además con la concentración demográfica en la zona costera, según datos del Ministerio de Medio Ambiente.

Afectado un 35% del suelo español


Más de un tercio del suelo de España (el 36% concretamente) tiene riesgo de desertificación. Los expertos señalan concretamente que el 2% de la superficie de España sufre un riesgo muy elevado de desertificación mientras que en 15% padece un riesgo 'elevado'. Finalmente, la degradación de los suelos y la tierra (necesarios para favorecer la vegetación) es una amenaza para otro 19% del territorio.

Los mapas del programa de acción de Ministerio de Medio Ambiente contra la desertización señalan que los puntos críticos se concentran especialmente en el archipiélago canario y en el sudeste de la Península, aunque en general el fenómeno afecta a toda la mitad sur -excepto a las cadenas montañosas más elevadas-; a la meseta norte, a la cuenca del Ebro y la mitad sur de Cataluña incluida gran parte de su costa.

La desertificación es la degradación de tierras en las zonas áridas, semiáridas y secas, y se debe a una combinación de las actividades humanas hechas inadecuadamente con las variaciones climáticas.

El fenómeno -que no es imputable a la extensión de los desiertos actuales- es fruto de la sobreexplotación agrícola, la deforestación, el pastoreo excesivo o las prácticas deficientes de riego, que pueden socavar la productividad de la tierras cuando interactúan con la sequía o el mal uso del agua. El problema es especialmente grave en África, pero también afecta a toda la cuenca mediterránea.

Las emisiones de CO2 bajan cuatro puntos


Las emisiones de efecto invernadero (CO2) en España, principales responsables del cambio climático, crecieron un 48% en 2006, cuatro puntos menos que las de 2005, año en el que se situaron en el 52%.

Se trata de unos datos importantes aunque insuficientes, teniendo en cuenta que el descenso de 4 puntos porcentuales se produce en un año en que el PIB se incrementó cerca del 4%. Para cumplir el Protocolo de Kioto, España debería reducir sus emisiones hasta el 37% en 2012, según el Gobierno. Esta cifra responde al 15% de incremento acordado más un 2% adquirido por una buena gestión forestal y un 20% a partir de los mecanismos de flexibilidad. Estos instrumentos de flexibilidad se encuentran previstos dentro del Protocolo.

NEWSLETTER Y ALERTAS

Configura las newsletters y alertas a las que quieres suscribirte.

Revisa tu dirección de correo electrónico.

Newsletters y alertas

¡Gracias por suscribirte!

Te acabamos de enviar un email para que confirmes tu suscripción.

DESCÁRGATE NUESTRA APP

La aplicación de Ferrovial proporciona acceso inmediato a toda la actualidad de la compañía: contenidos informativos, ofertas de trabajo y la información básica para el inversor.